La vida del melón

En Bruñó trabajamos el melón desde antes de que se plante la semilla hasta su emplatado en los hogares. Todo el proceso de la vida del melón requiere gran atención y cuidado para conseguir un producto de máxima calidad.

01Los agricultores

Nos abastecen pequeños agricultores y empresas agrícolas con las que establecemos protocolos de colaboración, que van más allá de lo puramente comercial. Decidimos conjuntamente las variedades y los marcos más óptimos para plantar y obtener los tamaños necesarios. Siempre con los mismos valores de compra: poder ofrecer al mejor precio posible el mejor producto.

Casi el 90% de las plantaciones están certificadas con protocolos “Globalgap”, que aseguran tratamientos fitosanitarios correctos y buenas prácticas agrícolas.

Estacionalidad del cultivo

Con la primavera y verano españoles, la producción de melón y sandía es íntegramente española.

A partir del otoño, trasladamos nuestra producción a países con clima tropical como Brasil y Senegal, intentando conseguir calidades muy similares a las obtenidas en nuestro país.

02La recolección

Aquí es donde estriba el momento más importante y delicado de todo el proceso.

Después de haber apostado por una determinada simiente y haberla hecho crecer bien, es fundamental que nuestro equipo de compradores, en estrecha relación con los agricultores, afine al máximo y decida el momento óptimo de recolección para que reúna el dulzor necesario. Sólo así, las fases posteriores seguirán una rutina segura.

03La selección

Tras recolectar el producto, lo trasladamos a nuestras instalaciones (Alcalá de Chivert) y lo dejamos “reposar” mínimo 2 días, para que libere la dependencia de la mata y empiece su lenta maduración post-cosecha. Nuestra marca nunca ha aplicado ceras ni ningún tratamiento sobre el melón para que pueda seguir “respirando”, acumulando azúcares y resulte lo más jugoso posible.

A partir de ese momento, decidiremos su comercialización en función del grado de madurez que vaya desarrollando. La fase siguiente consistirá en procesarlo. Para ello, se realizará una selección manual pieza a pieza para distinguir a través de una combinación visual y táctil a qué categoría comercial deberá destinarse.

04La entrega

Desde que se procesan los pedidos hasta su entrega el tiempo máximo invertido no supera las 12’00h., contando el transporte. Esto permite que nuestros clientes dispongan siempre del mejor producto en las mejores condiciones posibles para asegurar la mayor calidad y rotación.

El equipo humano que interviene en el proceso de clasificación y envasado está en continua formación para que conozcan las exigencias de cada tarea.

Nuestra planta de envasado, además de tener aprobada desde hace más de 10 años la ISO9001, está certificada IFS con auditorias anuales.

05Nuestras instalaciones

En primavera y verano nuestras instalaciones mantienen una temperatura constante alrededor de los 20º, que genera un ambiente excelente tanto para la fruta almacenada como para el personal que la manipula. Los distintos lotes terminados se pre-enfrían a temperaturas entre 15 y 10º, en modernas salas de refrigeración.

06Presencia en tienda

Bajo nuestra marca Bruñó 5*, envasamos diariamente nuestra calidad extra en los pedidos de nuestros clientes. Nuestros clientes continúan siendo las pequeñas tiendas especializadas y las grandes cadenas de distribución que apuestan y creen en el valor de las marcas.

07¡A disfrutarlo!