Polos de sandía y kiwi by Bruñó

Dieta mediterránea

Si hay un momento perfecto para publicar esta receta es sin duda esta semana, ¡y que media España está literalmente derritiéndose! Que calor hace… Pero casi todos en esta vida tiene solución y en Bruñó pensamos que estos Polos de Sandía y Kiwi pueden ayudarnos muchísimo a refrescar el ambiente.

Como os adelantábamos en Facebook, son super refrescantes y super nutritivos. Hemos querido hacer estos polos 100% de fruta, y en lugar de usar azúcar hemos añadido miel. Son perfectos para conseguir que los peques coman fruta en los días de vacaciones de verano. Con estos polos no hará falta suplicarles, porque los van a devorar al instante.

Además, les hemos puesto pepitas de chocolate, imitando las pepitas de una sandía de verdad y a ellos les encantarán.

¡Así que vamos allá con nuestra segunda receta de la temporada!

Ingredientes:

    • 700gde sandía
    • 1 plátano maduro
    • 2 cucharadas de miel (al gusto)
    • 1 pizca de sal
    • Pepitas de chocolate
    • 2 kiwis
    • 1 plátano

Elaboración:

Aquí tenéis el vídeo express de la receta para que vayáis siguiendo el paso a paso:

Empezamos por la parte superior de los polos, es decir, la parte roja. En primer lugar, partimos a trozos la sandía y el plátano.

Introducimos la fruta dentro del baso de la batidora y añadimos las dos cucharadas de miel.

La sandía Bruñó de por sí es muy dulce, pero la miel le aporta un sabor especial y además ayuda a que los polos congelen mejor. Tapamos la batidora y trituramos bien. Si no tenéis batidora de vaso como la del vídeo podéis hacerlo con la clásica batidora de mano (minipimer).

Necesitaréis un molde de polos. Podéis comprar uno en cualquier bazar o tienda de utensilios de cocina. Rellenamos los moldes dejando un espacio de unos 3 dedos hasta la tapa.

Es muy importante que dejéis este hueco porque luego lo rellenaremos con la parte verde, además al congelarlo sube un poco y si no tenéis esta precaución tal vez no podáis tapar los polos.

Metemos los moldes unos 20 minutos en el congelador.

No buscamos que se congelen, solo que se «granicen un poco», ya que así cuando echemos las pepitas de chocolate podremos mover un poco la mezcla con un tenedor y distribuirlas a lo largo de todo el polo.

Si las echáramos directamente cuando está líquido, todas las pepitas irán directas al fondo y quedarían todas en la parte superior del polo.

Una vez hemos añadido las pepitas, introducimos los polos de nuevo en el congelador, unos 20-30 minutos más. Depende mucho de la potencia de vuestro electrodoméstico. Buscamos que la parte roja quede más o menos solida para que al echar sobre ella la parte verde no se mezcle la una con la otra, pero que no esté congelada del todo. Porque si está totalmente dura, no podremos colocar el palo del polo.

***El truco está en ir abriendo el congelador de vez en cuando. Tocad con el dedo y cuando veáis que se ha formado una capita sólida en la parte roja, es el momento de echar la parte del kiwi.

Trituramos un plátano y dos kiwis y lo añadimos a nuestro molde de polos.

Lo vertemos con cuidado, muy despacio para que una capa no se mezcle con la otra. Colocamos los palos en cada polo, ¡y al congelador al menos 1 hora más!

¡Ya tenemos listos nuestros polos!

Como os decíamos, es una forma perfecta de que los niños coman fruta. Les encanta, es super refrescante y super natural. Las pepitas de chocolate son el toque perfecto, pero podéis hacerlo sin pepitas si lo preferís, estarán igual de ricos.

Esperamos que los preparéis en casa y nos digáis que os ha parecido esta receta.

Ya sabéis que nos encanta que nos enviéis fotos de vuestras creaciones.

Y hasta aquí la receta de hoy. ¡Nos vemos la semana que viene con otra receta de melón o de sandía! ¡Muy atentos a nuestro Facebook!

¡Corred que se deshacen!