¿Lavas correctamente las frutas y verduras?

Las enfermedades transmitidas por los alimentos son causadas por bacterias, virus y parásitos
peligrosos que pueden contaminarlos. Esta contaminación puede provenir de una variedad de
fuentes a lo largo de la cadena de suministro de alimentos. El agua o el suelo contaminados en una
granja, las líneas de procesamiento contaminadas en una planta de alimentos o las prácticas
inseguras de manipulación de alimentos en las empresas alimentarias son solo algunos ejemplos de
fuentes de contaminación. Es importante saber qué riesgos puede haber para tu salud y conocer más
de consejos de cocina acerca de cómo lavar correctamente las frutas o verduras antes de
consumirlas.

La importancia de lavar la fruta y la verdura

Las frutas y verduras pasan por un largo viaje desde la granja hasta tus manos. Y entran en contacto
con diferentes contaminantes como suciedad, polvo, cera, bacterias, virus, etc. Todos estos tienen el
potencial de causar enfermedades y algunos pueden causar enfermedades graves transmitidas por
los alimentos, como diarrea, intoxicación alimentaria, etc. Además, la pandemia de COVID-19 ha
llevado la importancia del lavado de frutas y verduras a un nuevo nivel. Como el coronavirus puede
descansar sobre estos productos, si no los lavas adecuadamente antes de consumirlos, puedes
entrar en contacto con ese virus. No solamente es importante lavar, sino también desinfectar las
frutas y verduras.

Cuando las personas piensan en los alimentos que podrían causarles una intoxicación alimentaria, a
menudo lo hacen en ciertos alimentos de alto riesgo como pueden ser carnes y aves, huevos,
productos lácteos y marisco. Sin embargo, seguramente no hayas pensado que las frutas y verduras
también podrían producir enfermedades. De hecho, estas han sido la fuente de muchos brotes de
enfermedades transmitidas por los alimentos en los últimos años, como el brote de E. coli
relacionado con la lechuga romana o los pepinos.

El riesgo de las frutas y verduras es que los productos frescos pueden contaminarse de muchas
formas. Pueden contaminarse por el mismo suelo o el agua o por los trabajadores de alimentos
cuando se cosechan. También pueden contaminarse durante el transporte y el procesamiento, así
como en las tiendas minoristas donde los trabajadores o clientes de alimentos los venden. Por
último, las frutas y verduras pueden contaminarse durante la preparación en una empresa de
alimentos por parte de los trabajadores o las superficies de preparación de alimentos.

¿Cómo lavar correctamente las frutas y verduras?

Lavar la fruta y la verdura antes de prepararlas es una forma clave de eliminar cualquier suciedad
visible o agentes patógenos que puedan residir en los productos frescos. Los pasos son los
siguientes:

  1. Desinfecta tus manos primero
    La higiene de los alimentos comienza a un nivel muy personal. Debes desinfectarte las manos antes de tocar los productos. Eso significa lavarse bien las manos con jabón y agua limpia durante al menos 20 segundos.
    Si tus manos están limpias y libres de suciedad visible, un desinfectante de manos a base de alcohol puede desinfectarlas por completo. Utiliza unas gotitas de desinfectante para manos en la palma de la mano y frota bien ambas hasta las muñecas
  2. Lava todos los productos
    Lava todas tus frutas y verduras después de volver a casa de la compra. No dejes una sola pieza sin lavar si las vas a guardar en el mismo frigorífico. Existiría la posibilidad de propagar bacterias de esas piezas sin lavar. Así que lava todo correctamente incluso si las pelas o las cocinas antes de
    consumirlo.
  3.  Usa solo agua fría
    Es posible que estés pensando en usar jabón o un limpiador o aerosol especial para desinfectar tus frutas y verduras. La situación actual de pandemia puede desencadenar tu pensamiento. Pero no es una sabia elección. Las superficies de frutas y verduras son muy porosas.
    Por lo tanto, si los lavas utilizando un producto de limpieza, habrá un alto potencial de filtración de materiales no deseados en estos alimentos. Esto afectará al sabor de los comestibles y puede causar daños adicionales. Incluso un jabón suave que utilices para lavarte la cara puede causarte malestar estomacal.
    Tampoco es recomendable utilizar agua caliente porque dañarás las células y las cortezas de las
    frutas frescas y verduras y proporcionará vías para que los gérmenes entren en ellas. Además, el
    agua caliente reduce la longevidad de los productos. Por lo tanto, utiliza solo agua fría para lavarlos y enjuaga bien durante un minuto antes de consumir estos productos.
  4. Lávalas bien
    Un baño de agua fría es suficiente para eliminar los contaminantes de los productos e incluso para
    desinfectar alimentos. Pero hay que ser minucioso en el lavado. Si estás lavando vegetales como el
    repollo, la lechuga u otras hortalizas de hoja verde, retira la capa externa de las hojas antes de
    lavarlas y luego limpia las capas internas adecuadamente. Luego sumerge en un recipiente con agua fría con fuerza.
  5. Añade una cucharadita de bicarbonato de sodio
    Si solo un lavado con agua fría no te parece suficiente, puedes añadir un poco de bicarbonato de
    sodio al agua. El bicarbonato de sodio es muy eficaz para eliminar las sustancias residuales tóxicas
    de las frutas (naranjas, manzanas, etc.) y las verduras. Agrega una cucharadita de bicarbonato de
    sodio en el agua. Después de eso, enjuaga a fondo.
  6. Seca adecuadamente
    Si tienes la intención de almacenar frutas y verduras después de lavarlas, debes secarlas
    adecuadamente. Recuerda que la humedad alberga bacterias y proporciona un ambiente adecuado
    para su crecimiento, así como el de hongos. Aunque estas bacterias pueden no ser tan dañinas como para causar enfermedades, sí pueden lesionar las frutas y verduras y reducir su longevidad.
    Entonces, de repente, descubrirías que los alimentos se están pudriendo.
  7. Evita la contaminación cruzada durante el lavado
    La contaminación cruzada es un fenómeno común en las cocinas. Ocurre cuando los alimentos
    crudos como la carne, el pescado, las aves y las verduras se ponen en contacto cercano, incluso
    durante el lavado. Representa un gran riesgo para la seguridad alimentaria. Por lo tanto, debes evitar la contaminación cruzada al lavar cada uno de los alimentos. Nunca utilices el mismo recipiente o
    fregadero con la desinfección adecuada para lavar verduras y otros alimentos crudos. Debes cambiar el agua después de lavar los alimentos y nunca usar el agua usada para otro lavado.
    Es importante recordar que el fregadero de la cocina no debe utilizarse para lavarse las manos ni
    para lavar utensilios que no sean propios de la cocina (zapatillas, trapos, etc.). De este modo,
    evitaremos contaminar el lugar con otros microorganismos.

El manejo adecuado de los alimentos, como las frutas y verduras frescas, es una parte clave para
mantener tu salud. Te recomendamos seguir cada uno de estos consejos de cocina y
recomendaciones para evitar cualquier perjuicio o simplemente para que puedas disfrutar de
alimentos de gran calidad, sabor y frescura. Ahora que has aprendido sobre los consejos efectivos
para lavar adecuadamente los productos de frutas y verduras, si estás más preocupado por la
seguridad e higiene de los alimentos en tu casa, puedes echar un vistazo a los artículos de nuestro
blog.